viernes, enero 22, 2010

Desilusión

Llevo un par de días en los que no estoy durmiendo demasiado bien (algo muy raro en mi :) ) así que aquí estoy leyendo un poco y viendo la tele hasta que llegue la hora de ir a trabajar.

Últimamente tengo un montón de cosas en la cabeza: la posible vuelta a la Universidad (cuando lo tenga decidido escribiré otro post relativo a este tema), la búsqueda de una casa, . . .  y el trabajo. Y creo que es este último el que me está quitando el sueño. Cuando decidí regresar a Madrid lo hice con la firme convicción de seguir creciendo, tanto personal como profesionalmente, y de momento las cosas no están siendo como yo pensaba ni muchísimo menos, es más, creo que en lugar de caminar hacia adelante estoy retrocediendo.

¿Y por qué tengo esta sensación me pregunto? Básicamente porque no se están cumpliendo ninguna de las cosas que me habían dicho; tengo menos responsabilidades y capacidad de decisión que cuando estaba en Gijón así que . . . .

La primera medida es que no pienso hacer ni un minuto de más, pero ni uno solo. En otras ocasiones hemos hecho horas y horas de más (fines de semana incluidos) que no han tenido ningún tipo de recompensa. Lo que no de tiempo a hacerse no es mi problema, que se las apañen.

Voy a centrarme en las cosas que me interesan y que me permitan seguir creciendo haciendo lo que más me gusta: puede que regrese a la Universidad y voy a poner en marcha un par de proyectos que tenía en mente.

Por último, voy a considerar seriamente una interesante oferta que tengo sobre la mesa.

Ya sé que no son horas de estar levantando, ni mucho menos de soltar este auténtico rollo, pero simplemente me apetecía escribirlo, y para eso el blog es mío :).

No os preocupéis, enseguida volverán las cosas aburridas: más Groovy (AST Transformations, DSL, ...), una serie de posts dedicados a la construcción de aplicaciones web basadas en OSGI, intentaré continuar con la serie de post dedicados a AspectJ comenzada hace tiempo, . . . y alguna cosilla más.

Bueno, voy a ir duchándome y esas cosas que dentro de un rato tengo que salir para ir cogiendo el metro.

Hasta pronto!

PD: esta tarde la gordita y yo iremos a una feria de la vivienda de segunda mano que se celebra en el palacio de congresos. Los pisos que allí se expongan deben presentar un precio reducido entre un 30 y un 40% respecto a su valor de tasación máximo en 2006. Ya os contaré a la vuelta.

2 comentarios:

Yeray Caballero dijo...

No te desanimes, supongo que esa misma sensación la hemos tenido muchos en este país de comerciantes. Sigue probando al fin y al cabo todavía no pierdes nada y estás empezando.

Ánimo

chinoataku dijo...

Ánimo Miguelín que todavía estamos aquí en Asturias algunos comiéndonos los mocos. Y eso claro que cuando sale algo de curro tampoco pidas cobrar más de 900 euros...